5 trucos para que sus niños no tengan miedo al dentista

1. Empiece temprano

Entre más pronto lleve a su bebé al dentista, más fácil será. La Dra. Rhea Haugseth, presidenta de la Academia Americana de Odontopediatría, dice: “Esto dará a su niño un ‘hogar dental’ donde todas sus necesidades – ya sea una visita preventiva periódica o una emergencia – serán atendidas.” Trate de programar la primera visita alrededor del primer año o cuando el primer diente sea visible, de esta manera su niño se acostumbrará al lugar y a la gente y los verá como parte normal de su vida.

Nota de los expertos: ¿Porqué no hacer una visita social? En Dental Depot estaremos encantados de recibirle a usted y a sus hijos y de darles un tour de las instalaciones antes de la fecha de la cita. Esto ayuda a que los niños conozcan, pregunten, y estén mucho más confiados el día de su cita real.

2. Manténgalo simple

Al preparar al niño para una visita, trate de no dar más información de la necesaria. Por ejemplo, “Evite decir que todo va a estar bien, porque si resulta que el niño necesita un tratamiento, puede perder confianza en usted y en el dentista”, dice el Dr. Joel H. Berg, Director del Departamento de Odontología en el Hospital de niños de Seattle. Tampoco diga “esto no te va a doler”, porque la palabra que el niño oirá y amplificará es “dolor”. Use palabras positivas, como hablar de “dientes fuertes, limpios y sanos”, o sugiera que el dentista va a buscar y eliminar “bichitos de azúcar” que viven en los dientes.

Nota de los expertos: Por favor trate de no mencionar palabras como “inyección” o “dolor”. ¡Déjenos a nosotros dar las explicaciones! Nosotros tenemos una serie de términos comprobados que hacen que los niños entiendan lo que va a suceder sin estresarse.

3. Visite un odonto-pediatra

En la medida de lo posible asegúrese de llevar a su niño a un dentista infantil. Por un lado, los dentistas infantiles reciben dos o más años de instrucción especializada después de terminar la escuela de odontología, y son expertos en manejar pequeños pacientes con todas sus necesidades particulares. Por otro lado, los consultorios de los dentistas infantiles están diseñados especialmente para niños, con decoraciones alegres y juguetes. Los dentistas infantiles además tienen atenciones especiales como dar a los niños anteojos oscuros si les molesta la luz, o prestarles algún pequeño animal relleno para calmar sus nervios.

4. Ensaye en casa

Juegue con su niño o niña de que son el dentista y el paciente. Solamente necesitará un cepillo de dientes. Cuente los dientes de su pequeño empezando por el número 1 o la letra A, y luego muéstreles un espejo para indicar cómo el dentista puede revisar sus dientes. Cambien de roles, o sugiera al niño que revise y limpie los dientes de algún juguete o muñeco. El propósito es que se sienta meas cómodo con la rutina para que esté preparado para la visita real. También hay libros y cuentos para niños que ayudan a preparar la visita al dentista.

5. Prepárese usted misma para la visita

Si usted tiene miedo al dentista, sus niños los van a sentir inconscientemente. Empiece por asegurarse de que su actitud es neutra o positiva, y por ningún motivo le hable a los pequeños de sus tratamientos dentales pasados. Prepárese también para seguir instrucciones: los profesionales tienen mucha experiencia trabajando con niños, y van a saber qué hacer. Deje que el dentista y la higienista sean quienes hablen, y si le piden que se acerque, que se aleje, o que ayude a sujetar al niño siga sus instrucciones de manera serena y positiva.

Nota de los expertos: No ofrezca “sobornos” a su niño antes de la visita, ya que lo primero que van a pensar es “¿Qué es tan malo que me tienen que dar un premio por ir?” Y mucho menos ofrezca dulces o helados como premio, esto envía el mensaje equivocado después de que hemos educado al niño en la importancia de evitar dulces para prevenir las caries.

Arlington

Aubrey

Dallas

Highland Village

Lewisville

McKinney

The Colony